La pandemia acelera la transformación digital en la logística marítima

15 de abril de 2021 0

El COVID-19 nos ha enfrentado a retos inesperados. Nada había preparado a operadores para afrontar una crisis de estas dimensiones, especialmente en el transporte marítimo de mercancías, con la posterior crisis del bloqueo del ‘Ever Given‘.

Empresas e instituciones trabajan a contrarreloj para mantener las cadenas de suministro en movimiento y las economías funcionando de manera competente en los puertos marítimos, lo cual es fundamental para garantizar que los bienes esenciales lleguen a su destino.

Dado que los sistemas de la comunidad portuaria que operan en todo el mundo tiene interacciones físicas -como el servicio relacionado con los buques, las transacciones en papel, la operación de manejo de carga y el intercambio de datos-, de ahora en adelante se requiere la digitalización del comercio marítimo y la logística para prevenir el impacto a largo plazo de la pandemia mundial sin detenerse. Es decir, la digitalización ya no es un aspecto interesante en el sector del transporte marítimo, sino que se ha convertido en un paso imprescindible para potenciar las operaciones marítima.

Piden más ayudas a las instituciones

Con respecto a la fuerza laboral internacional, las restricciones de movimiento y la falta de atención médica están ejerciendo una enorme presión sobre la salud física y mental de unos 1,2 millones de marineros, que actualmente están restringidos por fronteras cerradas y regulaciones de cuarentena.

En medio de reclamaciones a la acción política inmediata, el Secretario General de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y el Secretario General de la Organización Marítima Internacional (OMI) emitieron conjuntamente una declaración en la que se pide una acción de colaboración en apoyo del mantenimiento de buques, puertos abiertos y comercio transfronterizo fluído durante la pandemia.

Más del 80% del comercio mundial depende del transporte marítimo

El COVID-19 no solo ha hecho del funcionamiento efectivo de los puertos un asunto crítico, sino que nos ha recordado la importancia de apoyar a los trabajadores clave de la industria marítima para el futuro del comercio marítimo.

Dado que la parte central de la globalización se encuentra en el transporte marítimo, que representa alrededor del 80% del volumen del comercio mundial transportando en buques que van desde portacontenedores hasta camiones cisterna de combustible y graneleros, es evidente que la industria portuaria y naviera necesita acelerar el ritmo de la digitalización para continuar las operaciones ininterrumpidas online.

La tecnología mejorará la economía y la seguridad

Las embarcaciones autónomas y los puertos digitalizados se han convertido en temas destacados en la industria marítima. Los buques autónomos se convirtieron en una palabra de moda después de que la Organización Marítima Internacional (OMI) seleccionara buque marítimo autónomo de superficie (MASS) como el término para cualquier buque autónomo en 2017.

Como resultado de la ausencia de la participación humana a bordo, la automatización puede reducir los costos laborales en un 90% y dar como resultado una reducción del 6% del combustible y una reducción del 5% en la construcción, lo que genera mayores ingresos debido a la expansión del espacio de carga.

Además, las embarcaciones autónomas optimizarán las actividades de mantenimiento y maximizarán la utilización de combustible, lo que reducirá la huella de carbono. Sin embargo, todavía quedan algunos problemas sin resolver, como un gran gasto de capital inicial que se debe invertir en tecnología, intrincadas cuestiones legales sobre cómo se aplicarán las leyes internacionales a los buques no tripulados y la falta de habilidades, conocimientos y experiencia que brindan los marineros profesionales.

Ariadna Cañameras
Ariadna Cañameras
Ariadna Cañameras
Deja una respuesta